Hay una tendencia nociva de despotricar contra las tecnologías de más bajo nivel, cada vez que sale una tecnología nueva y de más alto nivel. Por ejemplo: hablar bien de Laravel o WordPress pero mal de PHP no tiene sentido, hablar bien de Sass, Less o Stylus pero mal de CSS es absurdo, hablar bien de los ORMs y decir que escribir SQL está mal, es ilógico. A la final Laravel y WordPress están hechos en PHP, Sass compila a CSS y los ORMs generan consultas SQL.

Si queremos ser verdaderos profesionales, debemos entender no sólo las tecnologías de alto nivel (Laravel, Eloquent) pero también los lenguajes en los que se apoyan estos frameworks y componentes (PHP, SQL).

Trabajar con Eloquent, por ejemplo, pero ignorar que el ORM necesita ejecutar consultas SQL a la base de datos y que la cantidad de consultas que se necesitan para cargar una página sencilla pueden salirse de control si no somos cuidadosos es algo delicado en cuanto al rendimiento de tu aplicación se trata, y no hablo de sobre optimizar sino de sentido común.

Por ejemplo: ¿Sabes cuál es el problema de N+1 en los ORMs? ¿Sabes cuantas consultas se están generando en TeachMe para mostrar el listado de tickets y cómo mejorar eso? ¿No? Entonces estás viendo el curso correcto.

Por supuesto para presentar un prototipo, Eloquent y otros ORMs son geniales, pero una vez terminada la llamada de Skype con nuestro cliente imaginario, quiero decir, segunda parte del curso, es hora de comenzar a aprender temas más avanzados y refactorizar nuestra aplicación…

Regístrate en Styde

y obtén acceso inmediato a cientos de lecciones como ésta y contenido nuevo cada semana.

Ver planes

Lección anterior Funcionalidad para agregar comentarios Lección siguiente Subconsultas con SQL y Eloquent (selectRaw)